Desde hace dos años que el Restaurante fue reinaugurado; tanto la Cocina como la Sala han sido y continúan siendo mandadas por Ana y Dani, aunque la evolución y la creatividad son básicas para nosotros, también lo es la estabilidad y la coherencia de nuestra cocina y nuestro servicio. Esa garantía nos dota de una identidad que subyace en todo lo que hacemos y queremos seguir haciendo.

Ana en su cocina dispone de los mejores productos para realizar sus platos y su obsesión por la perfección y la innovación hace que nuestras elaboraciones, todas ellas, estén en constante cambio, tanto formal como continentalmente. No queremos tener una cocina más haciendo lo mismo. Odiamos ser como los demás.

Este mismo concepto lo trasladamos a la sala y al servicio al cliente: desde proponerle el entorno más priviligiado en el puerto hasta esa calidez y profesionalidad en el trato que Daniel y sus camareros proporcionan al cliente.

En Sa Figuera no se viene sólo a comer, se viene a disfrutar de una experiencia, que empieza en la cocina pero que se combina con un ambiente relajado en un entorno único, donde nuestro servicio sólo se hace visible cuando los necesitas y te guiará para que tu estancia sea mucho más que una buena comida.

Top